Responsabilidad empresarial por presentación de concurso de acreedores fuera de plazo

En la actual crisis el problema principal de las pymes es la restricción del crédito, lo que provoca problemas de tesorería, que si se agravan, pueden generar la obligación por parte de la empresa de presentar concurso de acreedores en un plazo de dos meses desde una situación de insolvencia generalizada por no poder atender los pagos. Esta obligación en caso de no atenderse puede generar en los órganos de administración su responsabilidad personal por las deudas impagadas en caso de ser declarado el concurso como culpable, pues se presume que han actuado con dolo o culpa grave. El momento del cómputo de los dos meses para presentar el concurso es cuando no puede atender sus obligaciones de forma regular, por lo que estamos en una insolvencia generalizada. No obstante el administrador podrá ser condenado cuando el retraso hubiera incrementado las deudas de la empresa, o se hubieran determinado irregularidades contables por parte de la administración, y ademas se declarara el concurso culpable y la sociedad se hubiera liquidado. En la actual situación en donde aún convivimos con la crisis empresarial, salvo casos de clara intencionalidad de perjudicar a los acreedores o a la misma sociedad, el empresario debería gozar de una segunda oportunidad, respetando el titánico esfuerzo que la gran mayoría de ellos ha hecho en estos años de grave situación económica.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *