Nueva reforma del régimen de arrendamientos urbanos

El pasado 6 de junio entró en vigor la nueva Ley de Arrendamientos Urbanos, que presenta las siguientes características:

1. La duración mínima del arrendamiento se reduce de 5 a 3 años
El período mínimo de duración del arrendamiento se podrá pactar libremente por las partes, aunque si fuera inferior a 3 años, se prorrogaría, llegado el día de vencimiento del contrato, por plazos anuales, a no ser que el arrendatario manifieste al arrendador su voluntad de no renovarlo (con 30 días de antelación).
Además, también se modifica la prórroga tácita, que pasa de 3 a 1 año.

2. Recuperación del inmueble por el arrendador para destinarlo a vivienda permanente
Si el arrendador comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente, no procederá la prórroga obligatoria del contrato (esta comunicación debe realizarse con al menos 2 meses de antelación).

3. Previsión de que el arrendatario pueda desistir del contrato en cualquier momento
El arrendatario podrá desistir del contrato de arrendamiento, habiendo transcurrido al menos 6 meses, siempre que lo comunique al arrendador con una antelación mínima de 30 días. Si se hubiera pactado en el contrato, el arrendatario deberá indemnizar al arrendador.

4. Actualización de la renta según criterio de los contratantes
Las partes podrán pactar libremente el valor de actualización de la renta, y sólo podrá ser actualizada por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia de contrato.

Además, se ha creado un Registro de sentencias firmes de impagos de rentas de alquiler, que ofrece información sobre el riesgo que supone arrendar inmuebles a personas que tienen precedentes de incumplimiento de sus obligaciones de pago de renta en contratos de arrendamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *