El test de idoneidad en las participaciones preferentes

La realidad financiera actual es tan compleja que en muchas ocasiones estamos en manos de aquellos que supuestamente la conocen, lo que en determinadas circunstancias puede arruinar la vida de pequeños inversores que fruto de la confianza ponen sus ahorros de toda la vida en manos de especuladores cuyo único objetivo es cubrir estadísticas o sacar beneficio sin más. Productos como participaciones preferentes, deuda subordinada, bonos, obligaciones, futuros, índices, etc. son sólo un pequeño ejemplo de la complejidad de los actuales instrumentos financieros.

Por ello cualquier inversión financiera de riesgo requiere necesariamente la cumplimentación de una serie de requisitos cuya presencia o ausencia determinará la legalidad/legitimidad de la misma. Uno de los requisitos fundamentales que debe cumplimentarse es precisamente el test de idoneidad.

El test de idoneidad es un cuestionario que obligatoriamente la entidad financiera o el intermediario, (sociedad de valores, agencia de valores o sociedades gestoras de carteras) debe poner a su disposición a efectos de determinar si el instrumento financiero concreto es idóneo para materializar la inversión o inversiones que se le proponen. A tal efecto deberá ser confeccionado con preguntas sencillas que Vd. deberá responder con la finalidad de cumplimentar su perfil de riesgo, de tal forma que la inexistencia del mismo determinaría un incumplimiento de la normativa de protección al inversor, o lo que es lo mismo, en caso de no informar adecuadamente sobre determinadas circunstancias la entidad debería asumir todas las consecuencias sin repercusión para el inversor, y todo ello mediante denuncia ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), y/o, en su caso, ante los Tribunales de justicia.

En definitiva, la entidad debe asegurarse que el producto es adecuado para Vd., que valora convenientemente todos los riesgos y que se ajusta a sus objetivos y situación financiera, pues cada producto posee unas características, unos riesgos y unos costes concretos, debiendo figurar dicha información en el folleto de la emisión y en su resumen. Si esta información no se le proporciona solicítela por escrito, analícela y valórela, ya que en última instancia se debe asegurar que Vd. es consciente de los riesgos que asume, garantizándose ello a través del citado test de idoneidad.

La vida no es solamente un derecho, es, sobre todo, un deber.- Alejandro Casona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *