Cómo interpretar un balance y no morir en el intento

La legislación mercantil establece que las empresas que cierran su ejercicio el 31 de diciembre deberán convocar en un plazo máximo de seis meses (el plazo finaliza, entonces; el próximo 30 de junio), Juntas Generales de Accionistas que deben aprobar las Cuentas Anuales del ejercicio.

Los administradores sociales esta obligados a comprender cuál es la situación económica de la empresa, y en consecuencia poder interpretar como mínimo algunos aspectos clave de su balance y cuenta d pérdidas y ganancias, no solo por la necesidad de poder explicar los estados contables a los socios, sino por las posibles responsabilidades que pueden recaer sobre ellos.

Dichas Cuentas, que son un documento único, comprenden el Balance de Situación, la Cuenta de Pérdidas y Ganancias, El Estado de Cambios en el Patrimonio Neto, El Estado de Flujos de Efectivo y la Memoria.

Nos detendremos aquí en el Balance de Situación.

El Balance es una “fotografía” que recoge la situación de la empresa en un momento dado, el que se establece en las Cuentas Anuales tendrá fecha 31 de diciembre, y nos indicará la situación patrimonial de la empresa en esa fecha.

¿Pero qué es un Balance de Situación y qué contempla?

El Balance de Situación recoge los bienes, derechos y obligaciones de la empresa. Pero nos indica muchas cosas más y de cuya interpretación nos dará, insistimos, la verdadera situación de la empresa.
Vamos a centrarnos sólo en algunos aspectos del Balance de Situación:

1.- Si el Fondo de Maniobra es positivo nos indicará que la empresa tiene recursos suficientes para hacer frente a sus obligaciones. Es decir: la empresa es solvente y tiene viabilidad si lo que tenemos (Tesorería) más lo que nos deben (clientes a cobrar) es superior a lo que debemos (acreedores a corto plazo).
Los recursos líquidos que son Caja (dinero en efectivo) y Bancos (saldos en cuentas corrientes bancarias), y el el saldo de clientes pendiente de cobro se encuentran en el Activo del Balance (el activo recoge los bienes y derechos).
Las obligaciones figuran en el Pasivo del Balance, en partidas que se denominan, proveedores, acreedores comerciales, administraciones públicas, etc.… Si en el pasivo no figuran deudas con entidades de crédito (Bancos y Cajas) indicará que la empresa es autosuficiente (que se autofinancia) y no tiene que recurrir al crédito externo. Si el Fondo de Maniobra es negativo (o sea, debemos más que la suma de los que nos deben) nos indicará problemas de liquidez, incapacidad para hacer frente a las obligaciones de pago.

2.- Patrimonio Neto. El Pasivo recoge las obligaciones que tiene la empresa con respecto a terceros. El pasivo del balance se divide en distintas partes:
a) Pasivo Corriente: están las deudas a corto plazo, en partidas denominadas proveedores, acreedores comerciales, administraciones públicas (hacienda y seguridad social), posibles deudas a bancos u otras entidades de crédito.
b) Pasivo No Corriente : se reflejan las deudas a largo plazo (a devolver en más de 12 meses).
Además, en el Pasivo figura el denominado Patrimonio Neto, formado por el Capital Social, las Reservas (que son beneficios de ejercicios anteriores que no se han repartido) más el resultado del propio ejercicio. El Patrimonio Neto puede entenderse como “cuánto vale la empresa” también llamado valor “en libros”. Cuanto más grande sea el valor de ese Patrimonio Neto respecto al Pasivo Exigible (formado por el Pasivo No Corriente y el Pasivo Corriente), nos indica una mejor situación de solvencia y rentabilidad económica. Si el Pasivo Exigible es superior al Patrimonio Neto nos indica graves problemas de solvencia. Y si se llegará a la situación de que el Patrimonio Neto formado por los Fondos Propios fuera negativo nos llevaría a la necesidad de disolver la sociedad o efectuar una ampliación de capital para solventar dicha situación.

Ahora se nos hará más comprensible el Balance de Situación.

En una próxima entrega, la interpretación de la Cuenta de Pérdidas y Ganancias.

El único lugar donde el éxito viene antes que el trabajo es en el diccionario.- Vidal Sassoon

3 thoughts on “Cómo interpretar un balance y no morir en el intento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *