Caso práctico sobre phishing: el robo de tu cuenta bancaria

Hace poco tuvimos la visita de un cliente que tuvo un problema que creemos apropiado compartir con vosotros.

Este señor vino a nuestra consulta y nos comentó que, desde el trabajo, accedió a la página web de una entidad bancaria muy conocida de la cual es cliente, e introdujo su usuario y contraseña para acceder a su cuenta corriente, desde la cual podía manejar también las cuentas corrientes de la familia. Todo bien, hasta que le salió un mensaje de error y se le solicitó un código secreto que sólo él conocía. Como pensó que se encontraba en un entorno seguro, no tuvo ningún reparo en introducirlo, pero el mensaje de error volvió a aparecer.

Más tarde, y ya desde su casa, volvió a acceder a la página web de su entidad bancaria, y esta vez pudo entrar correctamente, pero cuál fue su sorpresa al encontrarse con que habían desaparecido de su cuenta 2.500€. Él habló con el banco, y al principio le dijeron que la entidad bancaria se haría cargo, pero más tarde decidieron que era problema suyo, ya que el fallo debió producirse por un virus en su ordenador.

Volvió al trabajo, formateó el ordenador y cambió las claves, pero el daño ya estaba hecho.

Finalmente, acudió a nosotros y pudimos ayudarle, encontrando al culpable tras perseguirlo judicialmente, y recuperó su dinero más una indemnización.

phishing_generic-100016365-large

¿Qué debemos aprender de esto?

El phishing está más cerca de lo que pensamos, y podemos llegar a ser muy vulnerables, de manera que si no hemos podido protegernos contra él, y finalmente acabamos siendo sus víctimas, el procedimiento que debemos seguir es el siguiente:

1. Hacer que nuestro ordenador sea analizado por un perito, que pueda determinar si tenemos algún virus, error en el Firewall, o de dónde procede el autor del ataque.

2. Realizar una denuncia en la policía o en el juzgado.

3. Si se determina que la entidad bancaria tiene una fuga en la web, demandarla y exigir daños y perjucios.

 
Si te has visto envuelto en algún caso similar o has tenido problemas con tu entidad bancaria, no dudes en contactarnos y te ayudaremos.

Si tenéis la fuerza, nos queda el derecho.- Víctor Hugo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *